Como no podía ser de otra manera estos uniformes inteligentes están siendo probados en los colegios de China. La verdad es que el gigante asiático ya nos tiene acostumbrados a estos extraños saltos tecnológicos. Esta vez la distopía parece que afectará a los más pequeños. De esta forma los uniformes inteligentes servirán para saber en todo momento donde se encuentran los alumnos, si están despiertos y en qué estado físico se encuentran, en el futuro monitorizar otros aspectos aún más perturbadores.

  Uniformes inteligentes

Pero… ¿En qué consisten estos uniformes inteligentes?

Según Frank Fang habría más de 10 colegios que ya estarían probando el nuevo sistema. Básicamente el sistema se compondría de un sistema GPS y otro de reconocimiento facial para asegurarse de que cada alumno lleve puesto su uniforme y no se lo cambie con otros compañeros.  Si un alumno decidiese intercambiar su uniforme con otro saltaría una alarma que avisará a los profesores, del mismo modo que si los alumnos decidiesen saltarse una clase o salir antes del colegio.

Además, y esto ya parece de película de terror, los uniformes están equipados con sensores que miden la actividad física, por lo que los profesores podrían saber si sus alumnos se “duermen” o “desconectan” en sus clases.

Estos uniformes inteligentes cuentan además con un sistema NFC para realizar pagos en el colegio. Esta opción no es tan novedosa ya que, como iniciativa, se ha probado muchas veces y en muchos colegios del mundo.

Como curiosidad, estos uniformes no solo envían los datos al propio centro, sino que también alertan a los padres de cualquier movimiento. De momento se desactivan al salir del centro, pero los propios educadores chinos han reconocido que podría utilizarse fuerza de él.

Implicaciones éticas

En la red social Sina Weibo, que es el equivalente a Twitter, muchos ciudadanos chinos mostraron su repulsa hacia este control excesivo de los alumnos. Desde el gobierno chino argumentaron que los uniformes inteligentes tenían como objetivo mejorar el rendimiento educativo, cosa que sí ha sucedido.

El problema radica en asociar a cada individuo con su comportamiento y que este tenga repercusiones negativas o positivas. Si lo que quieres hacer es una estadística para mejorar el sistema y ver en qué puntos falla, la harás anonima (de hecho te dará datos más fiables). Si lo que quieres es amedrentar a los ciudadanos, en este caso niños, y obligarlos a comportarse de una determinada manera enlazaras persona, comportamiento y consecuencias.

Esto parece ser algo exclusivo del gigante asiático pero a poco que nos paramos a pensar podemos recordar casos como el de Facebook.

Fuente: The Verge,  The Epoch Times

 

SORTEO INTERNACIONAL VALORADO EN MÁS DE 3000€

¡Únete a nuestro canal de Telegram!

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.