Compartir

The G-Lab Kult Iridium es un ratón con iluminación RGB de la marca The G-Lab. Un ratón gaming que tiene cosas muy destacables y que ahora veremos en profundidad. Agradecer a The G-Lab por la confianza y mandarnos este producto para análisis.

Kult Iridium

Comenzando por el unboxing de este Iridium, englobado en la variada gama Kult de ratones que tiene The G-Lab, nos encontramos con una caja bastante elegante, con todo lujo de detalles de las características del producto: parte delantera y lateral en inglés, y parte trasera en multilenguaje.

No queremos centrar la atención en el packaging porque lo importante está en el interior, pero nos ha gustado bastante el diseño, ya que sin sacarlo de la caja podemos ver lo que el usuario final podrá obtener (detalles como la solapa frontal o el hueco transparente lateral para ver los botones de avance y retroceso es de agradecer a la hora de verlo en una tienda, para decidirnos si lo queremos comprar o no).

Kult Iridium
Kult Iridium

Dentro de esta bonita caja tenemos el Kult Iridum presentado en un plástico blanco y en la parte de atrás escondido el cable y los manuales. Ratón de color negro con todos sus acabados en plástico, y cuando decimos todos es todos.

Cable por supuesto de hilo trenzado bastante grueso y resistente al paso del tiempo, si bien al principio es demasiado duro y costará “hacerse con el” para apartarlo y que no nos moleste. Una longitud de 1.8 metros más que suficiente y acabado en USB clásico.

En el lateral izquierdo como suele ser común, tenemos los botones de avance y retroceso, con un tamaño algo delgados para nuestro gusto pero con un recorrido muy bueno, intuitivo a la hora de encontrarlos para pulsar en cualquier tipo de mano, ya sea grande o pequeña. Como vemos en la imagen, es acompañado por una parte rugosa para mejorar el agarre y evitar que resbale. Nos habría gustado que el material fuese de silicona o goma y no de plástico como así es, pero mejor de esta manera que liso, y tiene una ventaja respecto a esos materiales: que no será un imán para el polvo y las pelusas.

En el lado derecho también incorpora esta parte rugosa que como decimos ayuda a que no resbale (la verdad es que en la mano sienta muy bien este Iridium y es tremendamente cómodo). Como vemos, esta parte la tenemos limpia de botones pero entre medias tenemos una tira blanca que recorre toda esta parte central del ratón, que cuando lo conectemos a nuestro ordenador se iluminará, ya que como decíamos al principio se trata de un periférico con RGB.

En cuanto a ergonomía es de notable, es cómodo y sienta muy bien a la mano, aunque lo notamos algo pesado. Un peso de 109 gramos que para movimientos rápidos lastra un poco, unos gramos menos habría sido perfecto (como veremos dentro de unos días en otro de sus compañeros). Junto a ello unas medidas de 19 x 11 x 6 cm. Los botones izquierdo y derecho tienen un click perfecto, se notan de calidad para un ratón que como veremos no tiene un precio elevado, aunque desconocemos el tipo de botones switches que lleva en su interior.

En la parte superior, dispone de un botón como ya es común también para cambiar los DPITiene una resolución ajustable de hasta 4000 DPI de velocidad, que se nos han antojado más que suficientes. Además de una aceleración máxima de hasta 20G y un polling rate de hasta 1000 Hz

Una velocidad más que suficiente acompañados de un sensor óptico Avago 3050, que se comporta realmente bien y preciso. Hay ratones de 4000 DPI que son más lentos, en los que echamos en falta más velocidad, este no es el caso. Así que buen trabajo de The G-Lab. Sin olvidar que tenemos en esta parte trasera 3 pads muy grandes que ayudan a un deslizamiento suave y bueno en cualquier superficie.

En cuanto al scroll tenemos una buena noticia y otra mala. Empecemos por la mala: el scroll es de plástico, aquí tampoco tenemos goma o silicona. En los laterales lo hemos pasado pero en el scroll nos parece un error no incorporarlo para mejorar el agarre y tener un tacto agradable a la hora de girar la ruleta. La buena noticia es que funciona genial y no lo echaremos tanto en falta. Aún así, junto al peso son los puntos débiles de este Kult Iridium.

Características

  • 6 botones para los gamers en busca de fiabilidad y de velocidad de ejecución
  • Gran precisión gracias a su resolución ajustable hasta 4000 DPI
  • Poling Rate de 500 a 1000 Hz
  • Aceleración de hasta 20 G
  • Totalmente programable para adaptarse a tu estilo de juego
  • Tipo de sensor: Óptico
  • Chipset: Avago
  • Longitud del cable: 1.8m USB
  • Peso: 109 gramos

La iluminación, como decíamos al principio, es RGB y es de sobresaliente. Es muy bonita y la intensidad de la luz es más que suficiente. Tenemos iluminación tanto en la parte superior, en el logo y al rededor de todo el ratón.

El logo de The G-Lab, ese matraz característico de la marca, iluminado nos ha enamorado, ya que la luz es configurable mediante el sofware y podemos jugar con los colores. Software con el que además podremos configurar los DPI, los efectos de luz o el polling rate de manera muy intuitiva.

Conclusiones

The G-Lab Kult Iridium tiene un precio de venta al público de 29.99€, precio correcto, más de ello se metería en un terreno complicado con muchos rivales. La presentación es muy buena, el plástico con el que está construido es de gran calidad (hay plásticos y plásticos), es ergonómico aunque como hemos comentado algo pesado, la iluminación RGB es de sobresaliente y lo único que echamos en falta es un mejor agarre en el scroll. Valorando todo ello desde TecnoLocura le otorgamos nuestra medalla de plata.

Galería: 

The G-Lab

¡Únete a nuestro canal de Telegram para enterarte de todas las noticias!

 ¡Y apúntate al SORTEO MÁS GRANDE DE NUESTRA HISTORIA!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here