Compartir

Razer Wolverine Tournament Edition Chroma es un mando gamer de Razer estilo scuf pensando para Xbox One y ordenador, con 4 botones y gatillos multifunción reasignables, además de la conocida iluminación Chroma de la firma. Agradecer a Razer por seguir confiando en nosotros para el análisis de sus productos.

Razer Wolverine Tournament Edition Chroma

Comenzando por el unboxing, tenemos una caja como las que nos tiene acostumbrado Razer siempre, de gran calidad y tamaño. Como vemos tanto en la parte superior como en la inferior nos hace referencia a que este mando está pensando para Xbox One, aunque también lo podremos usar en un PC con Windows 10 instalado.

Razer Wolverine Tournament Edition Chroma
Razer Wolverine Tournament Edition Chroma

Tanto en la parte trasera como en los laterales tendremos características, diseño y materiales utilizados para este mando de gama alta. En uno de los laterales además tenemos de manera resumida y gráfica el contenido del paquete, tamaños y peso.

Medidas que rondan 106 x 156 x 66 mm como dimensiones del producto, y un peso de 256 gramos. Una vez que abrimos la solapa de esta caja nos encontramos el imponente mando con una presentación una vez más elegante. Bien protegido por espuma y para evitar que se mueva, en la parte interior tenemos el lema de Razer como ya es común, a modo de caja para guardar el cable USB necesario para alimentar este Razer Wolverine Tournament Edition Chroma.

Razer Wolverine Tournament Edition Chroma
Razer Wolverine Tournament Edition Chroma

La solapa superior esta protegida con más espuma, con la forma del mando para encajar perfecta y así que nos llegue en perfecto estado cuando lo abramos. En la solapa interior hay como un pequeño gráfico de como conectar el mando, que es tremendamente sencillo y no tendremos ningún problema.

Dentro de la caja tendremos las instrucciones, manuales, tarjeta de agradecimiento y pegatinas típicas con el logo de Razer que no pueden faltar en ninguno de sus packaging. Y terminando con el contenido tendremos dos cables, uno de ellos por un lado microUSB y por el otro lado con una salida propia.

Esta salida propia nos hará necesariamente utilizar un adaptador, que es el segundo cable que nos viene en la caja, para poder conectarlo y tener salida USB clásica, algo que no nos termina de gustar, ya que si pierdes este adaptador vamos a tener un pequeño problema y que nos parece farragoso, ¿porque no sólo un cable?; cable que hace un total de casi 3 metros, por lo que no tendremos problemas a la hora de movernos con el por la habitación o donde tengamos la tele y la consola, además de ser de hilo trenzado que nos da gran calidad, resistencia al paso del tiempo y del uso.

Adentrándonos ya en el game controller, vemos un mando con acabados en negro mate, muy similar a los mandos oficiales de Microsoft que nos suele venir con la Xbox One, aunque con varios añadidos que lo hace estar por delante en calidad y uso de la marca de Bill Gates.

Como ya estaréis pensando, no, no tenemos batería en este mando por lo que no lo podremos usar de manera inalámbrica (cosas de Microsoft, no es culpa de Razer), pero estamos hablando de un mando profesional, y de manera profesional lo más seguro es jugar siempre por cable para evitar pérdidas de conexión o input lag, y ser el número uno de las partidas victoriosas.

Ya que mencionamos el input lag tenemos que decir (antes de seguir con el aspecto físico del mando) que después de un mes de uso corroboramos que no tiene ni una milésima de segundo, la velocidad de respuesta de este Razer Wolverine Tournament Edition Chroma es instantánea a la hora de jugar. Y después de este inciso prosigamos con el análisis.

En la parte frontal, disponemos de los dos joysticks en una posición más que familiar, los cuales están perfectamente diseñados para un buen agarre y que nuestros pulgares no se resbalen, aunque consideramos que con unos sticks gruesos que lo recubran (como los que se añadían en el Razer Wildcat) mejoraría aún más el grip y agarre.

La cruceta o D-Pad está separada en sus cuatro esquinas, cosa que nos gusta y que consideramos que reduce las posibilidades de un día estropearse, y con un tacto mucho mejor que otros mandos, que son más “gelatinosos”.

Los botones se “select” y “menú/start” los tenemos también en la misma posición central que el resto de mandos del mercado, además del logo de Razer entre medias de ellos, que le da un toque aún más elegante y premium. Los botones ABXY tenemos que hacer mención a parte, ya que son de lo mejor que hemos probado nunca en cuanto a pulsación, y esto es gracias a que tenemos una pulsación mecánica (no tanto como la de un teclado pero se le acerca a los de perfil bajo). Sin duda es la mejor pulsación y sensación que hemos tenido con un mando a la hora de utilizar estos botones.

Terminando con esta parte frontal, no nos podemos olvidar que tenemos el logo de Xbox en botón físico para encender el mando y algo muy distintivo debajo de el, que es una pequeña barra o línea con iluminación RGB Chroma configurable con Razer Synapse.*

Como ya decíamos, las similitudes con el mando oficial que vende Microsft son perceptibles, y eso es bueno, ya que consideramos ese mando como uno de los mejores diseñados y sobre todo más ergonómicos. Este Wolverine lo es, pero lo es más aún que el oficial (y eso es decir mucho ya). Al tener unas medidas similares la ergonomía es perfecta, pero además en la parte trasera, justo en las dos zonas donde agarramos el mando tiene una cubierta de goma para evitar que resbale, gracias a su rugosidad.

En la parte trasera, la disposición de los gatillos son similares a todos los estándar: RB + LB y LT + RT, pero con un gran añadido y es que podremos regular la dureza/sensibilidad tanto de LT como de RT (apuntar y tiro en un shooter, por ejemplo, nos vendrá muy bien dependiendo del estilo de juego que tengamos y nuestra forma de jugar).

Esto es gracias a dos pestañas que vienen en la parte trasera del mando, las cuales podremos mover para izquierda o derecha según queramos más dureza o menos dureza (lo que se traduce en mayor o menor sensibilidad a la hora de pulsar).

Y no nos podemos olvidar otro añadido más que no tienen los mandos comunes, como son los botones M1 y M2, que podremos configurar gracias a Razer Synapse* al igual que el resto de botones y la iluminación como decíamos. Estos botones tienen un sistema similar o el mismo sistema mecánico que mencionamos en los botones ABXY y que tan buena sensación nos ha dejado.

El último punto fuerte y destacable de este Wolverine Tournament, y razón de muchas de las compras es por una especie de gatillos o palancas en la parte trasera, llamadas M3 y M4, las cuales por supuesto también podremos configurar. Estas palacanas son muy útiles a la hora d jugar, por ejemplo podremos programas para que el botón derecho salte (cosa que hemos probado jugando a Fortnite) y así poder tener los otros dedos para disparar cambiar de arma, construir, etc., sin necesidad de soltar ningún dedo de su botón correspondiente y que por el camino nos maten.

Más que palanca en cuestión son similares a los botones aunque algo más elevados y con mucho más tamaño para poder llegar perfectamente sea cual sea nuestro tamaño de mano. Son muy útiles aunque preferimos los estilo palanca o gatillo, como los que incorpora su hermano mayor, el Wolverine Ultimate.

Incorpora un jack de 3.5mm para conectar nuestros auriculares, aunque ni incorpora ni nos da la posibilidad de añadir el ChatPad, cosa que no es imprescindible pero si se añade mejor, como en el ya mencionado Wolverine Ultimate (el cual tiene un precio superior también por este entre otros añadidos, obviamente).

Razer Synapse

*Para terminar, como ya hemos visto en otras ocasiones Razer Synapse es el software unificado de configuración que te permite reasignar controles o asignar macros a este mando y el resto de periféricos de Razer. Esta aplicación incorpora pre-diseños, los cuales se podrán modificar a nuestro gusto además de poder crear cualquier configuración que se nos ocurra, los cuales podremos guardar sencillamente en la nube.

Aplicación bastante intuitivasencilla y lo más importante: pulida. Somos muy exigentes a la hora del software, tanto de la apariencia como la inclusión de todos los idiomas, rapidez de uso, etc. y Razer en este apartado ha realizado muy buen trabajo (no podíamos esperar menos). Permite ajustar la sensibilidad de los dos analógicos y la vibración, la barra frontal e iluminación, y como comentamos al principio, cualquier botón. Y no sólo nos posibilita para hacerlo en un ordenador sino que también podremos usar la aplicación en nuestra Xbox, teniendo simplemente conexión a internet.

Características

  • Topes de gatillo con modo de gatillo sensible para respuestas ultrarrápidas
  • Distribución ergonómica de botones multifunción para un control óptimo; Botones adicionales para un control absoluto
  • Mando Gamer; Mando de Gaming; Iluminación Razer Chroma Disfruta de toda una gama de iluminación inteligente
  • Experimenta una inmersión mucho mayor con juegos integrados (como X, Y, Z) y observa cómo los efectos de iluminación reaccionan con el juego
  • Compatible con Xbox One y PC; Agarre de goma antideslizante y ergonómico; Razer Synapse para Xbox; Juega donde quieras: juega en Xbox One o PC; Cable trenzado extraíble
Razer Wolverine Tournament Edition Chroma
Razer Wolverine Tournament Edition Chroma

Conclusiones

El Wolverine Tournament Edition Chroma tienen un precio de unos 129 euros, precio que para estar hablando de un producto de Razer y viendo la competencia o productos similares, entra dentro de lo normal. Por la calidad que ofrece consideramos que es un precio más que justo y por el que estaríamos dispuestos a pagar para tenerlo. Por todo lo visto, tanto en calidad de materiales, diseño, detalles, ergonomía y precio, desde TecnoLocura consideramos que se merece nuestra medalla de oro y por su puesto nuestro sello de recomendado, ¡compra recomendada!

Galería:

RAZER

¡Únete a nuestro canal de Telegram para enterarte de todas las noticias!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here