Compartir

El juego de 4A Games fue anunciado el presente E3 y ya ha hecho las delicias de sus aficionados. El épico juego ambientado en los libros de Dmitry Glukhovsky vuelve una vez más para introducirnos en el aterrador metro de Moscú. Volveremos a jugar con Artyom, esta vez tratando de huir del metro para buscar refugio en lejanas tierras. Se estrenará en 2018 para Xbox, PS4 y PC.

Los cambios en Metro Exodus

Los cambios parecen escasos pero pueden modificar fuertemente al juego. En primer lugar se apuesta por un mundo más grande y más abierto, si bien en una entrevista Bloch ha declarado que Metro Exodus seguirá teniendo un carácter lineal apostando por una línea narrativa “potente”, acorde con los juegos anteriores. Esto nos lleva a pensar que el estilo de juego será lineal como en anteriores juegos pero que aumentará el componente de exploración, algo que nos ilusiona y nos parece una decisión muy acertada.

Resultado de imagen de metro exodus

Por otro lado Metro Exodus pretende “salirse” del metro, o al menos parece apostar menos por esa sensación claustrofóbica de anteriores entregas. Los entornos libres y abiertos están muy bien, pero lo que caracteriza a la saga es precisamente su claustrofobia y la densidad de sus entornos. Es una apuesta arriesgada, y desde aquí no sabemos cómo resultará.

La historia

Ambientado en el año 2036, Artyom y un grupo de Spartan Rangers, comandos, saldrán del metro para buscar un nuevo territorio donde asentarse al Este. En palabras de los responsables de 4A Games “Tus elecciones determinan el destino de tus camaradas. No todos los compañeros sobrevivirán al viaje; tus decisiones tienen consecuencias dentro de un emocionante argumento que ofrece gran rejugabilidad” ¿Tendremos sistema de decisiones en el nuevo Metro? Parece ser que sí.

Resultado de imagen de metro exodus

También podremos ver la devastación de la guerra en este mundo post-apocalíptico a lo largo de cuatro estaciones. Empezaremos nuestra historia de la mano de Artyom en la primavera para disfrutar de todo un año admirando los paisajes de la vieja Rusia.

Fuente.