Compartir

Aviso para navegantes, fans o no de Apple. En este artículo expresaré mi opinión personal en el análisis, desde mi punto de vista, de la actual situación de la manzana mordida. Si hay algún fanboy manzanero aquí, es un servidor, pero procuro no cegarme y tener siempre una visión algo objetiva.

Algo sucede en Apple… o no

Apple revolucionó el mundo de la tecnología en varias ocasiones. Lo hizo con el Apple II (más que con el primero) en 1977 y se podría considerar que también revolucionó una industria con el lanzamiento del iPod en 2001. Tal vez el iPhone (2007) quedé en un segundo plano pero no hay que olvidar que fue el eje sobre el que giró el mundo de los smartphone en años venideros, ya que todos incorporaron tecnologías que incorporó Apple por primera vez en un móvil. Es por ello por lo que en este post me centraré en el el móvil de Apple como referencia, ya que es el producto estrella de la marca.

Con mayor o menor repercusión, Apple siempre ha sabido sacarle partida a sus productos, creando diseños novedosos y dotándolos de hardware a la altura, estando (en algunos casos) por encima de sus rivales. En el caso del iPhone se llegó a decir que los californianos estaban 5 años por delante de sus competidores, que por entonces además de unas tecnologías no tan avanzadas, poseían un Android que aún iba en pañales.

Precisamente el iPhone es el caso que evidencia más el estancamiento de Apple. Sigue siendo el producto estrella, y la acogida de su modelo del décimo aniversario, el iPhone X, ha cumplido las expectativas de ventas pero, analizándolo con cierta objetividad, no se dista mucho de sus competidores.

Fuerte competencia

Apple no solo se ha hecho fuerte a si misma sino que, sin pretenderlo, ha ayudado a crecer a su competencia. Véase el caso de Samsung que, a pesar de haber cumplido siempre bien con sus consumidores en el sector telefónico, nunca se consideró puntera y ahora no hay más que fijarse en sus últimos buque insignia, como el Galaxy Note 8.

Samsung Galaxy Note 8

La tendencia de Apple iba encaminada a mejorar sus dispositivos y ser más fuertes que la competencia. Poseer las mejores cámaras del mercado en un móvil, Siri como asistente virtual, hacer que el lector de huellas sea (o haya sido) imprescindible desde que lo adoptaron… Son solo ejemplos de como Apple ha sabido mejorar su iPhone.

En los últimos años hemos visto como algunos de sus competidores (LG, Samsung, Huawei, Sony, etc.) se lanzaban a añadir características que Apple ni olía. Véase el caso de los teléfonos resistentes al polvo y al agua o incluso sumergibles. Utilizar pantallas OLED con una gran calidad, eliminar casi por completo los marcos dejando un frontal todo pantalla. También incorporar carga rápida e inalámbrica fue tendencia en la competencia en los últimos años. Apple mientras ha seguido la misma estética en sus dispositivos, con su pantalla LCD y el botón home en el centro de la parte delantera. Variando poco (o nada) su diseño y materiales de construcción desde el iPhone 6 hasta el iPhone 8 (pasando por los 6s y 7).

Apple terminó claudicando y ahora encontramos que las tres últimas generaciones de iPhone son resistentes al agua y al polvo, que el iPhone X posee una pantalla OLED de altísima calidad y que disfruta de un frontal sin marcos e incorpora esas mejoras en la carga de la batería pero… ¿Por qué tan tarde? Apple se ha dormido en los laureles y, aunque ha terminado incorporando esas mejoras, no han sido los primeros ni sus implementaciones son mejores que las de la competencia.

iPhone X y sus nuevos sensores que hacen posible el Face ID

Al césar lo que es del césar, el Face ID de Apple funciona muy bien y aunque algunas otras competidoras ya poseían un desbloqueo facial, ninguno está a la altura de la eficacia con la que funciona esa tecnología en el iPhone X. Pero siendo realistas esta es la única característica que claramente esté por encima del resto de fabricantes. La pantalla, la cámara o las funcionalidades de iOS 11 están muy reñidas con las de Android y las marcas que adoptan dicho sistema operativo.

Política de precios

Es cierto que Apple ya desde sus inicios nunca se ha caracterizado por tener unos precios asequibles. No obstante estamos en unos tiempos en los que un iPhone te cuesta más de 700€ e incluso en el caso del X rebasa los 1.000€. ¿Merece realmente la pena? Existen alternativas más asequibles con características similares y que, en algunos casos, tienen mejor rendimiento y mayor autonomía, ya que la batería continua siendo el talón de Aquiles de los dispositivos móviles de Apple. Por no hablar de los continuos fallos que ha tenido (y tiene todavía) la última actualización del sistema, iOS 11, que hacen que el precio se vea aún más desmesurado.

También encontramos móviles muy caros en la competencia, el Galaxy Note 8 de Samsung mencionado anteriormente también supera los 1.000€. Y aquí extiendo el debate analizando si se ha roto por completo este mercado haciendo que se inflen los precios de una manera desorbitada. Y aquí rompo una lanza en favor de Apple y es que, aunque sean ellos los que principalmente han inflado el mercado, son las propias marcas las que son responsables del precio que eligen poner a sus dispositivos.

Más allá del iPhone

Aunque el iPhone es sin dudas el epicentro de la marca, Apple no se dedica solo a él. Los iPad, Mac e incluso todavía los iPod siguen teniendo su espacio en las Apple Store. Pero… ¿Nada de un nuevo dispositivo que vuelva a revolucionar el mundo?

El Apple Watch y el HomePod que llegará en enero son otros de los dispositivos de Apple con un nacimiento más reciente. Pero ninguno de ellos es imprescindible ni incorporará nada que no tenga otro competidor.

Dispositivos de Apple
Otros dispositivos de Apple

Más allá de valorar personalmente en que grado se está echando en falta la presencia de Steve Jobs en la compañía, diré que no hay excusa para no avanzar. Es injusto e incluso absurdo pedir una revolución continua pero siempre se puede sacar algo que, en mayor o menor grado, muestre algo que no tenemos actualmente. Y en eso Apple siempre han sido expertos, de ahí esta crítica a su evidente estancamiento.

¿Nos sorprenderá Apple con algún nuevo dispositivo o mejora en alguno actual? Con la manzana mordida nunca podemos dar nada por hecho, aunque personalmente y viendo la actual situación descrita, soy pesimista.