Compartir

Al 91% de las empresas que cuentan con flotas de vehículos les preocupa que sus empleados utilicen dispositivos móviles para enviar mensajes de texto o acceder a Internet mientras conducen.

El estudio, que ha encuestado a 400 empresas españolas de todos los sectores cuyos empleados utilizan vehículos para su trabajo diario, también revela que, sin embargo, apenas el 58% de las empresas españolas con flotas de vehículos proporciona formación a sus conductores para fomentar un estilo de conducción más responsable.

Al mismo tiempo, más del 48% de estas empresas reconoce que sus empleados se han visto envueltos en accidentes de tráfico en horario laboral. El 81% de ellas afirma que ha perdido productividad debido a estos accidentes, ya sea por bajas temporales o por la pérdida de tiempo ocasionada.

“Conducir es una de las actividades de mayor riesgo a la que un trabajador se enfrenta a diario, pero muchas veces se le da menos importancia que a otros factores relacionados con la salud en el trabajo”, comenta Heike de la Horra, director comercial de TomTom Telematics para España y Portugal. “De hecho, según datos del Instituto Nacional de Salud en el Trabajo*, los accidentes de tráfico en horario laboral son la única causa de fallecimiento laboral que aumentó en 2016, lo que da idea de la importancia que tienen las políticas de conducción responsable dentro de las empresas”.

La encuesta también especifica que el 30% de las compañías no tiene en marcha ningún proceso para analizar los perfiles de riesgo de los conductores al volante, con el fin de comprobar qué personas necesitan más ayuda para mejorar su estilo de conducción. Sin embargo, el dato positivo es que casi un 65% dice ofrecer a sus conductores herramientas tecnológicas que les ayudan a conducir mejor.

 “Las empresas deben ser conscientes de la necesidad de mejorar la seguridad de sus conductores. Además, tomar medidas para fomentar un estilo de conducción más responsable y seguro también puede ayudar a generar beneficios económicos, ya que se reduce el coste en combustible y en seguros y se aumenta la productividad”, finaliza Heike de la Horra.

 

(Fuente)